jueves, 7 de febrero de 2013

Gregorio Jove Valdés (1779-1857)

Gregorio Jove Valdés


Procurador General
 
Gregorio María Jove Valdés nació en La Campona, casa solariega de su familia ubicada en Peñaflor (Grado), el 9 de septiembre de 1779. De cuna hidalga, en 1805 fue nombrado procurador general del Principado de Asturias por un periodo de tres años. Tal y como señala Visitación López del Riego, Jove dirigirá dos oficios al rey: en uno de ellos defendía los privilegios de su clase frente a una Real Orden; en la segunda proponía a Fernando VII proceder a armar a los habitantes de la región, dada la desconfianza que le producía la presencia de tropas francesas en territorio patrio.
 
Esos recelos de Jove se vieron confirmados tras los sucesos del dos de mayo y la llegada al Principado de Asturias de la correspondencia de Madrid, el día 9. Ese mismo día fue hecho llamar junto a otras autoridades cuando la Audiencia trató de publicar el bando de Murat, lo cual provocó la indignación y levantamiento del pueblo de Oviedo. Según del Riego, Jove, como procurador general, consiguió templar los ánimos de la población, adoptando una actitud intermedia por la cual, si bien se manifestaba a favor del sentir popular, pedía respeto a las autoridades. La enfermedad de Jove le impidió presidir la Junta General extraordinaria en la que se decidiría declarar la guerra a Francia. Al día siguiente (10 de mayo) Jove presidió una nueva Junta, en la que fue elegido procurador general Álvaro Flórez Estrada.
 
Político y militar contra los invasores franceses
 
Jove, revestido de la autoridad moral que le había otorgado su cargo y experiencia, continuó asistiendo a las Juntas que se celebraron. Incluso costeó la creación de un cuerpo de Cazadores de Montaña integrado por doscientos hombres, más tarde integrado en el Regimiento de Grado.

Jove tuvo un papel destacado en su apoyo al golpe del marqués de La Romana del 2 de mayo de 1809, siendo uno de los portadores de la orden de supresión de la Junta del Principado y convirtiéndose en vocal de la nueva Junta formada por La Romana. Explicación a la actitud de Jove se encuentra en una de las cartas que Visitación López del Riego presenta en su artículo en la cual, Jove,  ponía de manifiesto la existencia de intrigas e intereses en el seno de la Junta.

Por otra parte, desde aquel entonces destacó su faceta combativa y, con el rango de coronel, participó en varios enfrentamientos contra las tropas francesas, caso de la acción de Peñaflor, el ataque al puente de San Martín de Miranda; o la participación en acciones guerrilleras, como sugieren sus contactos con Juan Díaz Porlier (ver López del Riego).

En enero de 1811, se integró en la comisión designada para solicitar al Gobierno una Junta Superior Constitucional, lo que provocó su arresto en Galicia. En 1814, de nuevo como procurador general, intentó que se restaurase la Junta del Principado de Asturias que existía en 1808, logrando el beneplácito del monarca Fernando VII.
 
Jove tras la Guerra de la Independencia
 
Cabe destacar los flirteos de Jove con los liberales del Trienio Liberal (los cuales ya se habían producido durante la Guerra de la Independencia), lo que fue motivo para que la Junta de Purificación que vendría con el inicio de la Década Ominosa le retirase sus méritos militares, si bien en 1827 se le consideró, según del Riego, "purificado de la conducta política y militar que observó durante el Gobierno Revolucionario". Suerte similar corrió su hermano, lo que provocó la intervención de Jove ante el monarca y, al no encontrar respuesta, su renuncia al título de Vizconde de Campo Grande -el cual había heredado de su padre en 1816-. Jove siguió integrado en la Junta del Principado, y a comienzos de los años cuarenta del siglo XIX era director del Instituto Asturiano. Murió el 7 de julio de 1857, en La Campona.


 
FUENTES

 
LÓPEZ DEL RIEGO, V.: "Gregorio Jove: aportación documental a su biografía" en Boletín de Real Instituto de Estudios Asturianos. Oviedo, 1977, nº92, pp.677-704.
 
Diccionario enciclopédico del Principado de Asturias. Tomo 9. Oviedo, Ediciones Nobel, 2005.

No hay comentarios:

Publicar un comentario